La literatura consciente no viene de ahora...